Vivimos la segunda "ola de calor" de este verano, no podemos cambiar el clima (aunque los científicos tienen mucho que decir sobre este tema), pero sí podemos tener en cuenta algunas recomendaciones para evitar que este calor afecte a nuestra salud.

Antes de nada nos gustaría aclarar que todos estamos en riesgo, pero debemos prestar especial atención a los bebés, niños menores de 4 años, ancianos y enfermos crónicos.

Todos los que cuidamos a niños (padres, abuelos, profesores, etc.) deberíamos tener claro cómo realizar la Reanimación Cardiopulmonar (RCP), en AOPAMU pensamos que lo ideal sería recibir las nociones teóricas y prácticas por parte de un profesional sanitario, por eso si tenéis oportunidad de asistir a algún curso de este tipo por favor, no la dejéis pasar.

En cualquier caso, tras un accidente en el agua donde el niño haya podido respirar agua es aconsejable acudir a un centro sanitario, especialmente si el niño se encuentra aturdido o cansado, aunque respire con normalidad, ya que puede estar sufriendo lo que se conoce como ahogamiento secundario.

Con la llegada del verano y el calor somos muchos los que acudimos a piscinas, playas, pantanos, etc, para refrescarnos. Según la Asociación Española de Pediatría (AEP): "En Europa, el ahogamiento es la segunda causa de muerte accidental, después de los accidentes de tráfico, en personas menores de 19 años, y en nuestro país representa el 13% de la mortalidad infantil por lesiones".

Pool crowded

Foto: Derek K. Miller

Aquí os dejamos algunas recomendaciones para disfrutar de los medios acuáticos de forma segura:

Páginas

Subscribe to AOPAMU RSS