Por favor, tenga presente que los blogs personales reflejan las opiniones y el sentir de sus autores, no de la Asociación. Si considera que el contenido de esta página es inadecuado, por favor, contacte con el administrador.
12 Abr 2016

¿Y si plantamos algo en casa? (El huerto urbano 1ª parte)

Enviado por yolanda.ceada
Versión para impresiónDescargar como PDF

¡Hola! ¿Cómo lo llevas? Yo con ganas de que llegue el buen tiempo. Vaya locura, un día hace frío, otro calor, llueve a ratos. Así no hay quién acierte con la ropa, el paraguas, las lavadoras... ¡Qué horror!

A principios de febrero llegaron a mi casa unos ajos muy curiosos. Se los habían regalado a mi madre unos amigos. Los habían cultivado en su huerto.

1

Entonces se me ocurrió la idea de plantarlos con los peques. Bajé al trastero por una jardinera, compré sustrato y nos pusimos manos a la obra. (Ésto fue mucho antes que lo de las sandías).

3

Ya me había documentado sobre los beneficios de implicar a los peques en esta actividad. Había adquirido mi ejemplar de "El Huerto Urbano en el Entorno Montessori"  de Montessori en Casa. Me sentía preparada mentalmente para enfrentarme a cuatro manitas curiosas y activas toquetándolo todo. Así que salimos a la terraza a ponerlo todo perdido.  :)

4

Buscamos en Internet cómo sembrar ajos. Y seguimos las instrucciones.

5

Los dientes de ajo deben tener una separación de 20 cm.  Y deben sembrarse a una profundidad de 5 cm.

6

Hicimos nuestro fertilizante. Esas bolitas azules mezcladas con agua.

7

Agitamos para disolverlas.

8

Y regamos con este fertilizante nuestras plantitas de ajos.

9

En un par de semanas estaban así de bonitas.

10

Se ve que una de las dos plantas tenía más vitalidad que la otra. Pero aún así, estaban preciosas, hasta que...

11

Hasta que pasó esto. No fue falta de riego. En la foto se ve la tierra bastante seca, pero te prometo que las plantas se secaron antes de dejar de regalarlas. Creo que se han estropeado porque no era la época de sembrar ajos. Otra explicación no se me ocurre. 

12

Este fin de semana retiramos las plantitas marchitas. ¡Qué penita! A los niños más que pena les dió mucha curiosidad encontrarse con los restos de ajos una vez desenterradas.

13

Después de esta experiencia además de adquirir los beneficios de sembrar/plantar, hemos aprendido que no siempre las cosas salen como esperamos. 

No todo sale como un@ espera, aunque hayas puesto mucho interés y tiempo. 

Esa lección es muy valiosa para la vida. Aunque hay más. Si te fijas en la foto superior con la mano derecha A* está sujetando la planta marchita y con la izquierda un sobre de semillas.

No todo nos sale como esperamos, pero volveremos a intentarlo. Esa es la verdadera lección: NO DESISTIR.  ;)

 

Sobre Yolanda Ceada.

Suscríbete y no te pierdas las nuevas entradas.

 

Comentarios

Imagen de yo

Creo que se pone 10 gramos de bolitas azules por 10 litros de agua, una cucharada de bolitas en esa botella es demasiado. Creo que las raices se han acabado quemando.

Comentar