Por favor, tenga presente que los blogs personales reflejan las opiniones y el sentir de sus autores, no de la Asociación. Si considera que el contenido de esta página es inadecuado, por favor, contacte con el administrador.
12 Nov 2015

Multimami en el gimnasio

Enviado por yolanda.ceada
Versión para impresiónDescargar como PDF

¡Hola de nuevo! ¿Cómo va la semana?

La mía como siempre, cuando veo que voy cumpliendo pequeñas metas mi cabeza empieza a inventar otras. Es cómo si no pudiera o quisiera estar relajada.

Hoy os voy a contar mis pequeñas vivencias en estos casi tres meses que llevo yendo al gimnasio. Al menos dos o tres veces en la semana, después de dejar a los niños en el cole me escapo una hora de mis quehaceres marujiles para tonificar músculos y poner en forma este cuerpo serrano. :)

Jae in the Gym

Antes de nacer los peques estuve apuntada (que no implica que fuese mucho) en otro gimnasio. Mi zona habitual allí era la sala de musculación eran otros tiempos e iba acompañada por "papá de mellizos". Pero en esta ocasión me he decidido a probar diferentes actividades dirigidas. Me divierto más y me obligo a seguir el ritmo (que si no soy capaz de echar una siesta encima del elíptico).

Como ya he probado diferentes actividades, os puedo comentar: 

- Zumba fue la primera a la que asistí por aquello de la novedad. Qué decir... No es lo mío, demasiado baile, no era lo que iba buscando. Quería un ejercicio más intenso y al no tener agujetas al día siguiente lo descarté. De momento no he vuelto a ir. 

- Por aquello del horario y de los días que me venían bien, escogí "Bodystep". ¡Una pasada! ¡Éste sí que era el ejercicio que buscaba! Sentadillas, saltos, abdominales impensables... Tanta intensidad que me quedé sin poder mover bien la rodilla derecha tres días. El dolor de rodilla, según mi profesora, era por no hacer correctamente las sentadillas (la rodilla debe quedar por detrás de la punta del pie). Eso sí, por más que me esfuerce sigo sin tener agujetas.

- Yoga. Aquí una de mis extrañas experiencias. ¿Cómo se le puede coger miedo a una clase de Yoga? Pues yo se lo he cogido después de casi morirme por un exceso de respiración o hiperventilación. Es que cuando yo me pongo me pongo... Que hay que respirar, pues yo respiro, respiro, respiro, respiro... Ayyy que malita me estoy poniendo... Ayyy, que mareillo me está entrando... Oye te encuentras mal (la profesora). Un poco (de un poco nada, ¡me estoy muriendo aquí ya!). Acuéstate y recoge las piernas, tranquila, nadie te está mirando...
Yo no sé si miraron o no, bastante tenía con no morirme allí mismo. Pero no he vuelto a entrar, si todo eso me pasó en 15 minutos de relajación, no quiero ni pensar qué me pasará si me quedo la hora completa. Eso sí, que conste que tampoco tuve agujetas. Prometo volver, ¿vale?

- GAP. 30 minutos de ejercicio intenso en glúteos, abdominales y piernas, mis zonas más conflictivas. Aquí entré buscando fortalecer esos músculos y mis agujetas. Lo primero sí que lo encontré, lo segundo no.

- Como "papá de mellizos" también va al gimnasio (a nadar), por eso de ir juntos me metí en Bodycombat, coreografías basadas en movimientos de autodefensa. Mis directos son mejores que mis ganchos, salto como una posesa y todo va muy bien, excepto cuando me veo en el espejo (entonces me entra la risa floja y no puedo seguir).

Tras tres meses de gimnasio puedo asegurar:

1º Que la multimaternidad aunque no te lo parezca es un ejercicio muy completo, sin darte ni cuenta desde que nacen tus hijos empiezas un entrenamiento que ni la Crawford en sus mejores años.

​2º Que el combate o lucha no es lo nuestro, nosotras más bien ejercemos de mediadoras para resolver conflictos.

3º Que nuestros cuerpos no están preparados para el relax, así que cuidado con el Yoga y la Relajación.

Y eso es todo por hoy, espero que hayas pasado un ratillo agradable y haberte sacado una sonrisa. ¡Ah! ¡Se me olividaba! Desde que salí ayer de Bodycombat me duelen hasta las yemas de los dedos... ¡Por fin conseguí mis agujetas!  ;)

 

Sobre Yolanda Ceada.

Comentar