Por favor, tenga presente que los blogs personales reflejan las opiniones y el sentir de sus autores, no de la Asociación. Si considera que el contenido de esta página es inadecuado, por favor, contacte con el administrador.
17 Sep 2015

Caperucito y Caperucita. Un cuento para mellizos

Enviado por yolanda.ceada
Versión para impresiónDescargar como PDF

¡Hola de nuevo!

Hoy os traigo una historia muy original, se trata nada más y nada menos que la versión del cuento de Caperucita Roja hecha por mis pequeñines. Sí! sí! Hecha por ellos.

Como ya he comentado todas las noches leemos mínimo un cuento antes de dormir, pero una noche del pasado mes de agosto, en la que no tenían mucho sueño, me pidieron que les contara el cuento de "Caperucito y Caperucita".

Imaginad mi cara... Como imaginación no nos falta a ninguno, entre todos construimos esta adaptación del cuento para mellizos. ¡Esperamos que la disfrutéis!  :)

caperucito

"Caperucito y Caperucita"

Un día, papá y mamá llamaron a Caperucito y Caperucita que estaban jugando en el bosque.

- "Caperucito, Caperucita, tenéis que ir a casa del abuelito y la abuelita para llevarles estas cestitas de comida porque están malitos. En ellas hay: un poquito de leche, de miel, pan y jamón de la tita Loli . (Tita Loli es mi tía, ya prejubilida a la que íbamos a ver a su charcutería. Se refieren al jamón serrano). Pero tened cuidado en el bosque porque están el lobo y la loba, que son muy malos".

- "¡Sí, papá! ¡Sí, mamá! - dijeron Caperucito y Caperucita.

Así que se pusieron a andar cada uno con una cestita.

Pero de repente, aparecieron delante de ellos el lobo y la loba.

- "Hooolaaa, Caperucito y Caperucita! ¿Dónde váis con esas cestitas?".

- "Vamos a casa del abuelito y la abuelita, que están malitos. Les llevamos comidita" - dijeron los niños.

- "Pues muy bien. ¿Por qué no hacemos una carrera? Coged vosotros por ese camino y nosotros por este otro, a ver quién llega antes. ¿Vale?" - dijeron el lobo y la loba.

- "¡Vale!" - dijeron los niños y empezaron a andar. Sin saber que el lobo y la loba los habían engañado. Habían dejado para ellos el camino más largo.

Cuando llegaron a casa de los abuelitos, llamaron a la puerta. Y desde la cama, el lobo y la loba los invitarona pasar. Una vez dentro, estaba un poco oscuro, por lo que ni Caperucito ni Caperucita podían ver bien. Así que se acercaron a las camas de los abuelitos, y una vez cerca se fijaron en lo raros que estaban sus abuelos, por lo que les preguntaron:

- "Abuelito, abuelita... Qué orejas más grandes tenéis".

- "Para escucharos mejor, nietecitos".

- "Abuelito, abuelita... Qué ojos más grandes tenéis".

- "Para veros mejor."

- "Abuelito, abuelita... Qué manos más grandes tenéis".

- "Para acariciaros mejor".

- "Abuelito, abuelita... Qué dientes más grandes tenéis".

- "Para COMEROS MEJOORR!!" - dijeron el lobo y la loba dándo un salto de la cama.

Pero entonces entraron en la habitación el cazador y la "cazadora" y con la culata de la escopeta le dieron un golpe fuerte en la cabeza al lobo y la loba, que salieron corriendo con un gran chichón y núnca, núnca más volvieron a verlos.

Los abuelitos que estaban encerrados en el armario pudieron salir, y abrazar a Caperucito y Caperucita que volvieron a casa sanos y salvos.

Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.

 

Sobre Yolanda Ceada.

Comentarios

Imagen de ajavibp

¡Me encanta!

Comentar