Ahogamientos en el agua y Reanimación Cardiopulmonar en niños

Versión para impresiónDescargar como PDF

Todos los que cuidamos a niños (padres, abuelos, profesores, etc.) deberíamos tener claro cómo realizar la Reanimación Cardiopulmonar (RCP), en AOPAMU pensamos que lo ideal sería recibir las nociones teóricas y prácticas por parte de un profesional sanitario, por eso si tenéis oportunidad de asistir a algún curso de este tipo por favor, no la dejéis pasar.

En cualquier caso, tras un accidente en el agua donde el niño haya podido respirar agua es aconsejable acudir a un centro sanitario, especialmente si el niño se encuentra aturdido o cansado, aunque respire con normalidad, ya que puede estar sufriendo lo que se conoce como ahogamiento secundario.

Santi in the water
Foto Javier Martínez Solera

A continuación vamos a ver cómo actuar en caso de ahogamiento en el agua:

1 - Comprobar que el niño está consciente, para ello lo movemos, le hablamos, etc.

2 - Comprobar si respira.

3 - Si está consciente y respira, colocarlo de costado para facilitar la salida de agua con la tos, o el vómito del líquido que pudiera haber tragado. Quitarle la ropa mojada, abrigadlo para evitar la pérdida de calor y avisar a los servicios de emergencias (112).

4 - Si no está consciente ni respira iniciar rápidamente la RCP (reanimación cardiopulmonar) y avisar al 112.

Sólo iniciaremos la RCP cuando el niño: no respira, no tiene pulso y no está consciente. La RCP consiste en respiración boca a boca y compresiones cardiacas.

Respiración boca a boca:

  • Abra la vía respiratoria levantando la barbilla con una mano y al mismo tiempo, inclinando la cabeza hacia atrás empujando la frente hacia abajo con la otra mano.
  • Cubra firmemente con la boca la boca del niño.
  • Cierre la nariz apretando con los dedos.
  • Mantenga la barbilla levantada y la cabeza inclinada.
  • Realice 5 insuflaciones boca a boca. Cada insuflación debe tomar alrededor de un segundo y hacer que el pecho se levante.  Inicie rápidamente 30 compresiones cardiacas.
  • Nota: en niños muy pequeños las insuflaciones se realizan en boca y nariz al mismo tiempo, es decir, cubriendo con nuestra boca la boca y la nariz del niño y hay que tener mucho cuidado con las compresiones cardíacas para no romper una costilla.

Compresiones cardiacas:

  • Coloque la base de una mano en el esternón, justo debajo de los pezones. Asegúrese de que la mano no esté en el extremo del esternón.
  • Mantenga la otra mano en la frente del niño, sosteniendo la cabeza inclinada hacia atrás.
  • Aplique presión hacia abajo en el pecho del niño de tal manera que se comprima entre 1/3 y 1/2 de su profundidad.
  • Aplique 30 compresiones, permitiendo cada vez que el pecho se levante completamente. Estas compresiones deben efectuarse de manera RÁPIDA y fuerte sin pausa. Cuente las 30 compresiones rápidamente.

5 - Tras el primer ciclo de RCP (5 ventilaciones boca a boca y 30 compresiones cardiacas), comprobamos si el niño ha comenzado a respirar por sí solo (poniendo el oído cerca de la nariz y boca del niño. Observando si hay movimiento del pecho y sintiendo con la mejilla si hay respiración). 

6 - Si el niño no respira, volver a realizar el boca a boca, esta vez dos veces, y 30 compresiones cardiacas. 

7 - Repetiremos la respiración boca a boca y las compresiones cardíacas hasta que el niño se recupere o llegue la ayuda.

Y para completar toda la información os dejamos estos dos vídeos:

Fuentes: Enfamilia y Medline Plus.

Comentar